Palacio de Invierno de San Petersburgo

Palacio de Invierno de San Petersburgo

Antigua residencia oficial de los zares rusos, el Palacio de Invierno de San Petersburgo es una imponente construcción de estilo barroco que en la actualidad constituye la parte más importante del Museo del Hermitage.

Echando la vista atrás

A lo largo de los años, el Palacio de Invierno ha sido protagonista de algunos de los acontecimientos que marcarían el rumbo de la historia del país. En 1905 el palacio fue escenario de la masacre producida en el asalto durante el que pasaría a conocerse como “Domingo Sangriento”.

Después de la Revolución de Febrero de 1917 el palacio se convirtió en la sede del gobierno y poco después sería atacado por el Ejército Rojo.

El palacio de un vistazo

El Palacio de Invierno de San Petersburgo es una imponente construcción de estilo barroco que refleja el poder y la grandeza la Rusia Imperial. Para hacerse una idea de la magnitud de las instalaciones, el palacio presenta una fachada de 150 metros de longitud y cuenta con más de 1.700 puertas, cerca de 2.000 ventanas, 1.500 habitaciones y más de 100 escaleras.

Una vez en el interior nos encontramos con diferentes estancias de majestuosas dimensiones decoradas con todo lujo de detalles 

Imprescindible

El Palacio de Invierno es una visita imprescindible en San Petersburgo, ya que se trata del edificio más importante entre los que albergan las colecciones del Museo del Hermitage. Constituye uno de los lugares más interesantes y concurridos de San Petersburgo gracias a las espectaculares obras de arte que componen su elegante y cuidada decoración.

Horario

De martes a domingo: de 10:30 a 18:00 horas (miércoles y viernes hasta las 21:00).
Lunes: cerrado.

Precio

Edificio principal y palacios: 700RUB.
Tercer jueves de cada mes: entrada gratuita.

Visita guiada por el Museo Hermitage 45 €

Transporte

Metro: Admiralteyskaya, Nevsky Prospekt y Gostiny Dvor.
Autobús: líneas 7, 10, 24 y 191.