Historia de San Petersburgo

Historia de San Petersburgo

Situada al noroeste de Europa y conocida como la “Venecia del norte”, San Petersburgo es la segunda ciudad más importante de toda Rusia tanto a nivel histórico, como cultural y poblacional. Conocer la historia de San Petersburgo os permitirá disfrutar aún más de la visita a la ciudad.

Creación de San Petersburgo

San Petersburgo fue fundada en 1703 bajo el reinado de Pedro el Grande con el objetivo de crear una ciudad que fuera un “puente” entre Rusia y Europa, un lugar que tendría una gran fuerza a nivel político y económico.

Situada en un entorno estratégico a nivel comercial, San Petersburgo ha sido motivo de conflicto entre Rusia y Suecia. Localizada en la salida del mar Báltico, fue escenario de la famosa “guerra del norte” entre ambos países.

El apodo de “Venecia del norte” viene de esta época, cuando se empezó a construir la ciudad y se tomó como referencia el territorio italiano. Pedro I estudió los planos de la ciudad y decretó la creación de canales para asemejarse a otras importantes ciudades de Europa como Ámsterdam.

En 1738 fue también la sede de la primera escuela rusa de ballet, además de la primera orquesta filarmónica y el primer conservatorio ruso de música.

Durante el reinado de Pedro el Grande se llevó a cabo la construcción de mezquitas, iglesias y palacios imperiales para poner la ciudad a la altura de los grandes centros culturales del mundo.

Cambio en la capital

En 1712 se produjo un cambio en la capital del país, desplazando el centro de poder de Moscú a San Petersburgo. Este suceso permitió la entrada de un mayor capital en la ciudad, así como la llegada de una gran cantidad de ciudadanos de Rusia y de otros países de Europa.

Este no fue el único cambio que viviría San Petersburgo a lo largo de su historia, debido a que también se sucedieron algunas variaciones en el propio nombre del territorio, el cual dejó de conocerse como San Petersburgo para adoptar otras denominaciones.

El primero de todos fue el de Petrogrado, un nombre que en ruso viene a decir “La ciudad de Pedro” en honor a Pedro el Grande. Más tarde y tras perder su estatus de capital, pasó a llamarse “Leningrado” en honor al líder del país, Vladimir Lenin.

La ciudad revolucionaria

A lo largo de la historia de San Petersburgo, la ciudad ha sido epicentro de varias revoluciones que cambiarían el rumbo de todo el país, posicionándolo a la vanguardia de los principales movimientos sociales y políticos de todo el siglo XX.

La primera revolución tuvo lugar en 1905, cuando el país asistió entre otros actos al “Domingo sangriento” con la muerte de una gran cantidad de miembros y trabajadores cercanos al gobierno del Zar. Todos los levantamientos y revueltas condujeron a la creación del manifiesto de 1906 y a la proclamación del nuevo Zar como líder supremo y con plenos poderes.

A raíz de la pésima situación bélica del país y a las continuas humillaciones a las que eran sometidos los soldados soviéticos, en febrero de 1917 se llevó a cabo una huelga obrera en toda la ciudad (por aquel entonces Petrogrado).

Todo esto provocó el inicio de una revolución en la que el partido bolchevique de Lenin llevaría la voz cantante. Se formó un gobierno provisional y se creó el Soviet de Petrogrado.

El día 25 de octubre se realizó el famoso “asalto al palacio de octubre”, que resultó todo un éxito para el partido bolchevique y concluyó con el arresto y la detención de varios líderes del gobierno.

El partido de Lenin resultó acabar siendo el grupo con más fuerza e influencia de la ciudad, algo que desencadenó la Guerra Civil rusa, sucesos que se produjeron entre 1917 y 1923.

En 1918 San Petersburgo dejó de ser la capital de Rusia para volver a localizarse en la ciudad de Moscú. Más tarde, en 1924, pasó a llamarse Leningrado en honor al líder de todas las revueltas sociales del movimiento bolchevique, Vladimir Lenin.

Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial el gran enemigo de Rusia, Alemania, comenzó su asedio a la ciudad. Fueron unos años muy duros en la historia de San Petersburgo durante los cuáles la población moría de hambre y el bloqueo alemán impedía que las asistencias llegaran a los ciudadanos.

La liberación de la ciudad del yugo alemán no se produjo hasta el año 1944, gracias al ejército ruso y a la situación de debilidad que mostraba el ejército alemán después de tres años de lucha.

En 1945 se le concedió el título de “ciudad heróica”.

Años 90 y actualidad

En el año 1991, justo después de la disolución de la Unión Soviética, más del 50% de los ciudadanos decidió por la vía democrática restituir el nombre original de la ciudad, San Petersburgo.

Actualmente San Petersburgo es la segunda ciudad más importante de toda Rusia, siendo uno de los centros culturales de todo el país gracias al prestigioso Museo Hermitage como principal baluarte.

Recientemente la ciudad y algunos de sus monumentos han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.