Catedral de Kazán

Construida entre 1801 y 1811, la Catedral de Nuestra Señora de Kazán es un impresionante templo de aspecto similar a la Basílica de San Pedro del Vaticano que se alza imponente sobre la Avenida Nevsky, una de las principales arterias del corazón de San Petersburgo.

Tras la Revolución de 1929 la Catedral de Kazán de San Petersburgo dejó de utilizarse para los servicios religiosos y fue convertida en el Museo de Historia de la Religión y el Ateísmo, gracias a lo cual se salvó la mayor parte de su decoración interior.

El punto de vista más conocido del templo es el de la Avenida Nevsky, y, resulta sorprendente que, a pesar de la monumentalidad creada por las columnatas que envuelven la imponente construcción, no se trate de su fachada principal, sino uno de sus laterales.

Recorriendo la catedral

Tras atravesar la monumental fachada de la Catedral de Kazán nos encontramos con un espacio de aspecto sobrio con escasa iluminación natural, aunque profusamente decorado. En las instalaciones los fieles guardan cola pacientemente para acercarse a besar el milagroso icono de la Virgen de Kazán, uno de los principales símbolos de la fe rusa.

Una de las importantes

Siendo sinceros, el exterior de la Catedral de Kazán resulta más impactante que su interior, pero su céntrica ubicación y su llamativo aspecto la convierten en una de las visitas imprescindibles de San Petersburgo. La entrada es gratuita y esto también es un aliciente.

Horario

De lunes a viernes: desde las 8:30 hasta el último servicio (puede variar).
Sábados y domingos: desde las 6:30 hasta el último servicio.

Precio

Entrada gratuita.

Tour por las catedrales de San Petersburgo 35 €

Transporte

Metro: Nevsky Prospect.