Ballet Nacional Ruso

Ballet Nacional Ruso

San Petersburgo es la cuna del ballet ruso, una ciudad que inició toda una tradición cultural dentro de Rusia y cuya relevancia con el paso del tiempo no ha hecho sino crecer cada vez con más fuerza.

Este baile ya se había desarrollado anteriormente en Italia, concretamente en los años del Renacimiento, una época en la que la danza vivió un desarrollo progresivo de la mano de otras artes como la pintura o la escultura.

Origen del ballet ruso

Cuando el ballet llegó a Rusia el país pasaba por una guerra interna que lo llevó a ser repudiado por unos y amado por otros. En un lado estaban los que querían acercar la cultura a todo el pueblo y por el otro, los que trataban de convertir la danza en un valor tan solo disponible para las altas esferas de la población.

La danza siempre ha estado muy ligada a la historia de San Petersburgo, durante el mandato de Lenin, se quiso educar al pueblo a través de los valores culturales, por lo que la danza se presentaba como uno de los principales activos del país.

Con la creación de los ballet rusos se vivió la época de mayor expansionismo de la danza, un momento en el que se utilizó el ballet como elemento clave dentro del movimiento comunista.

Tras la disolución de la URSS hubo un pequeño receso que duró hasta la creación de los dos principales centros para la danza del país, el Teatro Mariinski en San Petersburgo y el Bolshói en Moscú.

Un nuevo baile

Con la disolución de la Unión Soviética y los nuevos tiempos que se avecinaban al este del continente, una nueva manera de interpretar la danza comenzó a tener mayor peso.

Los coreógrafos apostaron por una mayor fluidez en los movimientos y reinterpretaban las danzas europeas más clásicas.

Durante estos años las principales metas del ballet fueron la apertura, la reinterpretación y la mejora de la práctica de la danza, unas ideas que convirtieron el baile en la principal representación artística de toda la nación.

Un teatro con historia

Uno de los monumentos más importantes de San Petersburgo es el Teatro Mariinski, cuna del ballet en Rusia y sede de una de las compañías de ballet más prestigiosas del mundo.

Centro histórico del teatro, la danza y la ópera en Rusia, San Petersburgo es junto con París, Viena o Roma una de las ciudades con mayor patrimonio cultural de toda Europa.

Además de su compañía de ballet, el Teatro Mariinski cuenta también con su propia orquesta, una de las instituciones musicales más antiguas de toda Rusia.

Disfrutar del ballet ruso en San Petersburgo

Si lo que queréis es disfrutar de esta danza y además conocer los lugares en los que se escrito su historia, os recomendamos asistir a un espectáculo de ballet en directo.

La mejor opción es la de asistir a un espectáculo del Ballet Ruso, una experiencia inolvidable en uno de los teatros más importantes de San Petersburgo.